Buenpedal

BUENPEDAL

CICLOTURISMO AUTOSUFICIENTE

El placer de viajar en

El placer de viajar en

BICICLETA

BICICLETA

No hay, para mi, nada que iguale al cicloturismo autosuficiente. La capacidad de desplazarte por tus propios medios, sin depender de nadie, salvo de tus fuerzas, pudiendo recorrer grandes distancias, y, al mismo tiempo, llevando sobre las bici las pertenencias que vas a necesitar, es una sensación difícil de explicar.

Acercándonos a nuestros orígenes

Viajar en bici, al igual que caminando, nos acerca a nuestros orígenes evolutivos, donde nos valíamos por nosotros mismos, donde el tiempo era una medida elástica que marcaba, únicamente, los ciclos diurnos o nocturnos y que condicionaba el devenir de los acontecimientos.

Como dice el Biciclown en uno de sus vídeos, viajar en bicicleta es viajar a la velocidad de las mariposas, con todo lo que ello conlleva.

AUTOSUFICIENCIA

AUTOSUFICIENCIA

COMO PARTE DE LA AVENTURA

COMO PARTE DE LA AVENTURA

Si viajar en bicicleta ya es una aventura en si misma, hacerlo en autosuficiencia aumenta esa sensación de libertad al máximo.

El viaje marca tu camino

Viajar en autosuficiencia significa que, de forma voluntaria, decides renunciar a todo aquello que te proporciona certidumbre en el viaje (hotel, restaurantes, lugar exacto donde pernoctar…), y es el propio viaje el que marca tu camino. Ello condiciona el equipo que has de llevar, y, al mismo tiempo, te libera de un plan preconcebido, más allá de tu destino.

Un aprendizaje desde la conciencia

La autosuficiencia implica conciencia. Aprendes de manera directa quién eres, tus limitaciones, la capacidad de adaptarte, los recursos emocionales que tienes…y este aprendizaje te lleva a una independencia material, desprendiéndote de todo aquello que es innecesario y emocional, al comprender que te vales por ti mismo. 

Por supuesto, no es sencillo renunciar a los placeres y lujos más básicos, pero te aseguro que la experiencia merece la pena, se te mete en la piel y ya no consigues desprenderte de ella.

“FUI A LOS BOSQUES PORQUE QUERÍA VIVIR DELIBERADAMENTE; ENFRENTAR SOLO LOS HECHOS DE LA VIDA Y VER SI PODÍA APRENDER LO QUE ELLA TENÍA QUE ENSEÑAR. QUISE VIVIR PROFUNDAMENTE Y DESECHAR TODO AQUELLO QUE NO FUERA VIDA… PARA NO DARME CUENTA, EN EL MOMENTO DE MORIR, QUE NO HABÍA VIVIDO.”                                                                                        

Henry Thoreau
LA AVENTURA
cicloturismo autosuficiente

Después de años practicando el cicloturismo de alforjas, y con la necesidad de encontrar nuevas experiencias, me paso al cicloturismo autosuficiente.

Dos son las modalidades que practico:

      • El bikepacking
      • El cicloturismo de largo recorrido con alforjas

En ambas modalidades, la característica es que sobre la bicicleta llevo todo lo necesario para pasar varias jornadas sin tener que buscar ayuda externa (ya sea compra de alimentación, alojamiento, etc). 

 

La incertidumbre como aprendizaje

Llegar a practicar estos estilos de viaje requiere de una preparación previa, donde la experiencia juega un papel principal. Conocer el equipo necesario para cada tipo de viaje se gana con años de ensayo y error, probando mucho material y desechando la mayor parte.

Si he de definir con una palabra lo que significa este estilo de aventura, esta sería incertidumbre. No saber donde dormiré al día siguiente, que comeré o los km que me deparan la jornada son aspectos que va marcando el propio viaje.

Y es la incertidumbre la que  engancha. Viviendo en una sociedad donde todo esta estructurado y jerarquizado, con unos horarios marcados, el pasar a ser dueño de tu tiempo es un lujo que difícilmente puedes pasar por alto.

También supone un aprendizaje. No puedes abrir la nevera y coger lo que te apetece en cada momento, ni puedo pasar horas enganchado al ordenador o a la televisión. Ahora sólo hay aquello que haya decidido cargar en mis alforjas: comida, el libro electrónico, el diario….los momentos de descanso son periodos de introspección que me ayudan a conocerme mejor. Ciertamente, me maravilla como somos capaces de vivir con lo mínimo.

LA BICICLETA

Excluyendo el cicloturismo de ruta, donde se usa la bicicleta de carretera, hablar de la bicicleta ideal para viajar es limitar mucho la práctica del cicloturismo autosuficiente.

Varias son las características que has de valorar a la hora de decantarte por una u otra bicicleta, pero la más determinante es el tipo de terreno por donde vas a moverte.

      • Si el terreno por donde vas a desplazarte es principalmente pistas asfaltadas, la bicicleta ideal es una de trekking
      • Si por el contrario, buscas sendas y pistas forestales en mal estado, decántate por una bici de montaña
      • Y si tu naturaleza es ser extremo, buscando terrenos inaccesibles, desiertos, nieve y barro, tu bici es la fatbike

De entre todas las varibles, el tipo de terreno por donde vas a viajar es el que termina decidiendo la bicicleta ideal

tipos-de-bicicletas

A mi,  que no me gusta encasillarme, puedo decir que he probado cada una de las bicicletas anteriores y soy un afortunado poseedor de un modelo de cada una de ellas:

      • Mi bicicleta de trekking es una Genesis Croix de fer, adaptada para viajes largos con alforjas.
      • Como bicicleta de montaña tengo una Surly Troll, una 26″ preparada tanto para el bikepacking como para alforjas
      • Y por último, mi querida gordita, una fatbike Surly Moonlander especialmente preparada para pedalear por el desierto

Todas ellas con sus características particulares de las que os hablaré más adelante, pero con unas características similares que marcan todas y cada una de mis bicicletas:

      • Cuadro rígido (sin amortiguación) y de acero. 
      • Sillín Brooks (puedes cambiar de bicicleta, pero no de sillín)
      • Manillar de diferentes alturas
      • Portabultos de acero (Tubus, las que lo llevan)
EQUIPACIÓN